Buscar
  • DiputadosMorenaSinaloa

Equidad social y seguridad, temas pendientes en Sinaloa: GDN

En el marco de la entrega del Tercer Informe de Gobierno de Quirino Ordaz Coppel, gobernador del estado de Sinaloa, la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Graciela Domínguez Nava, observó que al margen de la revisión y glosa a la que este documento será sometido por parte del Poder Legislativo, es necesario destacar que los grandes desafíos pendientes son la pobreza y la inseguridad.


Expuso que se trata de temas de orden estructural inscritos en la dinámica nacional, pero no por ello ajenos al gobierno estatal, de ahí la necesidad de visibilizarlos en aras de encontrar alternativas de solución.


“De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, el CONEVAL, en Sinaloa la población en situación de pobreza crece ya que, en el 2018, el número de habitantes, dicho conservadoramente, en tal situación era de 946 mil 900 pobladores, superior a la de 2016 que registró 929 mil 700 habitantes en esta situación. Es decir, en el 2018 se aumentó a 17 mil 200 personas en pobreza”, contextualizó la también coordinadora de la fracción morenista en el Congreso del Estado.


“De acuerdo al IMSS el salario promedio que se paga en Sinaloa es el más bajo por entidad federativa ocupando el lugar número 32, el último lugar. Agréguese la poca oferta de empleos de calidad, lo cual tiene que ver con la estructura productiva del estado, donde predominan las actividades relacionadas con los servicios y un sector primario básico de raquítica rentabilidad”, agregó.


En este sentido, comentó que el gran reto sigue siendo la diversificación de la estructura productiva, pues 51.9 por ciento de población económicamente activa, está en informalidad laboral.


“¿Cómo se explican estos grandes problemas estructurales? Por la política neoliberal impuesta en México. De ahí la necesidad de apoyar el cambio en la política económica y social para este país y para Sinaloa”, expuso la legisladora.


Domínguez Nava señaló también que existe otro gran desafío, y destacó que la violencia y la inseguridad deben convocar a todos, subrayando que por mandato constitucional son los titulares de los poderes ejecutivos los responsables del combate a la violencia.


“El 17 de octubre pasado habla del tamaño de este gravísimo problema. La violencia y la inseguridad no pueden ser analizadas sólo en función de las estadísticas, debe analizarse, también, la presencia latente de fuerzas y situaciones ajenas a la Constitución y el significado que tiene la competencia que ello supone con respecto a las funciones del Estado mexicano”, señaló indicó la morenista.


“Hasta ahora las políticas y estrategias no han dado resultados ciertos. De los homicidios dolosos destaco los inaceptables casos de los feminicidios, sin negar el dolor de todos los casos. Y de otros delitos contra la mujer cabe decir que han aumentado las violaciones. En lo que va de su gobierno, se han denunciado 535 violaciones contra 473 en el mismo período del sexenio pasado. Pero mi lógica no es comparar sexenios, me duele la suma ¡Mil ocho mujeres violadas! La deuda del Estado es con todas. ¿Qué políticas de Estado se despliegan? La realidad desnuda las ausencias”, expresó dirigiéndose al Gobernador del Estado.


Agregó que preservando la naturaleza de la división de poderes, el poder legislativo hará su parte para abonar a una gran alianza con los poderes federales, pues el problema de la violencia y la inseguridad es de todos, y urge pacificar el país y Sinaloa.


En otro orden de ideas, la líder morenista adelantó que se trabaja en reformar la Constitución de Sinaloa para cambiar el formato de la entrada de los informes de gobierno, para permitir un auténtico intercambio de opiniones ante los asuntos del orden público.


“¿Podemos avanzar juntos? Creemos que sí, si es posible. Es una oportunidad, para usted y para nosotros: elevar la democracia en Sinaloa a dimensiones de Estado. El mejor legado, políticamente hablando, para las generaciones futuras es que dejemos una relación republicana entre los poderes ejecutivo y legislativo de alto valor democrático, donde el diálogo y la tolerancia predicada sean patrimonio de todos los sinaloenses, y una contribución a México”.


Para concluir, citó un concepto del periodista mazatleco José C. Valdés publicado en el desaparecido diario El Pacífico, que resultan oportuno en los tiempos que vivimos.


“No basta ser república, podemos decir, no basta ser un estado jurídicamente libre y soberano, separado conforme a los principios de la división de poderes, es preciso ser libertad, pero no basta ser la democracia, es preciso ser humanidad”, concluyó




22 vistas0 comentarios