Buscar
  • DiputadosMorenaSinaloa

Mercedes Murillo Monge

Estimadas compañeras y compañeros diputados Saludo a Doña Mercedes Murillo Monge; como igual saludo a su familia A las personalidades que nos acompañan en este recinto A los representantes de los diversos medios de comunicación Y al público presente y a quienes nos siguen por redes sociales e internet. Con su permiso diputada Presidente: Sin democracia no puede haber derechos humanos, pero sin derechos humanos tampoco habrá democracia. José Saramago León Felipe, el poeta español asilado en México, escribió: ¿Por qué no hay –ya / zapatos para todos? El amor por los otros, el humanismo solidario que caracterizó a este hombre de letras, lo motiva a crear estos versos por la igualdad social; solidario con los pobres lo simboliza en la carencia de zapatos para todos. Esa es la esencia de la lucha de la Lic. Mercedes Murillo Monge, la solidaridad con los pobres, con los desvalidos. La Meché Murillo para el pueblo. Ella misma así lo declaró, dijo en entrevistas ante medios de comunicación: Mi convicción y mi trayectoria siempre ha sido ayudar a los pobres (…) hay mucha gente que está en la cárcel y es inocente, sólo porque no tiene para pagar abogados y el Estado no los asiste legalmente como es su obligación (…) Mi padre siempre nos enseñó, primero, a dar. Eso me marcó para siempre (…) Crecí en el amor, y crecí viendo cómo se daba a los demás. En su bregar, Meché, porta la verdad ante los gobiernos, su palabra se convertía en incomodidad para la autoridad. Ella dice que de niña lo aprendió en su casa. Hay que atreverse a decirle a un gobernante la verdad, lo que hace mal, escuchaba de pequeña. La bandera de Meché Murillo, los Derechos Humanos. Y es por esta trayectoria por la que hoy el Congreso del Estado de Sinaloa la galardona con la Medalla de Honor Dra. Norma Corona Sapien. Un largo peregrinar en la brega por la justicia y socorriendo a los pobres soportan las razones de este reconocimiento. Las calles de Culiacán registran sus huellas, cientos de oficinas de gobierno fueron abiertas por Meché; miles de manos sinaloenses le tienen reconocimiento, aprecio, cariño, justamente por su lucha. Su voz, mil veces, ha sido denuncia, y la exigencia de atención su estandarte. Meché Murillo, interesada por la democracia y la justicia social, participa en el Partido Acción Nacional, fue candidata por este partido a la presidencia municipal de Culiacán, después, junto a otras personas, constituye el Frente Cívico Sinaloense, mismo que recibiera un reconocimiento por ocho universidades jesuitas en honor a su lucha por los derechos humanos; su compromiso, el de Meché, no desmaya, tiende su mano a movimientos más allá de Sinaloa, apoya a los zapatistas en peregrinación política por Sinaloa procurando la Ley de los Derechos Indígenas. Estrecha la mano del sacerdote Don Samuel Ruiz, obispo de Chiapas, lo mismo hace con el Obispo de la diócesis de Saltillo, José Raúl Vera López abrazando sus luchas por el amor al prójimo y los derechos humanos; también la vemos codo a codo con Manuel Jesús Clouthier del Rincón, con Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano y Andrés Manuel López Obrador. Meché Murillo fue diputada local del Congreso del Estado en la quincuagésima quinta Legislatura, siempre preocupada por la gente, la justicia, la transparencia y la honestidad en el ejercicio de gobierno. En el marco del Día Internacional de la Mujer, la LXIII (La sexagésima tercera) Legislatura otorga la distinción de la Medalla de Honor Dra Norma Corona Sapien, creada hace un año, para reconocer la trayectoria y lucha por los derechos de las mujeres a la igualdad jurídica y sustantiva. El nombre de la misma tiene el propósito, al mismo tiempo, de hacer justicia a una sinaloense distinguida, a la Dra. en derecho, Norma Corona Sapien. Esto es así al promoverse un país caracterizado por los derechos humanos y a una vida libre de toda violencia. Significa, además, la reivindicación de la lucha de las mujeres por la igualdad social y el combate a los femenicidios; NI UNA MÁS, es nuestro grito de lucha y esperanza. La medalla de Honor Dra. Norma Corona Sapien, simboliza el combate a la violencia intrafamiliar y el acoso laboral y sexual; representa una iniciativa para darle cobertura a diversas formas de lucha de las mujeres; es también la promoción de la solidaridad humanista entre todas. El 8 y 9 de marzo, en México y el mundo, dan cuenta de la emergencia de un gran movimiento feminista que anida grandes potencialidades para acabar con la violencia contra las mujeres y lograr los plenos derechos sociales y laborales. Vivas nos queremos, y nos mantendremos en lucha contra todo acto de violencia. No más feminicidios. No más violaciones de mujeres y niñas. La mujer organizada, luchando en la calle, en los centros de trabajo, en los espacios de gobierno y de representación popular, en todos lados, lo hará posible. Es nuestro reto, y nuestra esperanza. Saludamos y hacemos nuestros los tendederos del acoso sexual en las instituciones educativas, e invitamos a todas las jóvenes estudiantes a no permitir un caso más de acoso; convocamos a las autoridades de los centros educativos, la Universidad Autónoma de Sinaloa, la Universidad Autónoma de Occidente, el Instituto Tecnológico de Culiacán, a todos, que adopten las medidas de sanciones correspondientes y se acabe con la impunidad. Mantengamos la denuncia, es nuestro llamado. A las jóvenes estudiantes de Sinaloa les decimos que en el Congreso del Estado tienen un aliado en el combate a la violencia contra las mujeres. Ni un acoso más. La lucha de las mujeres es también por los derechos laborales y sociales, situaciones por las que corren los derechos humanos. A trabajo igual, equiparable entre mujeres y hombres, demandamos salarios iguales, prestaciones iguales. El movimiento feminista porta intrínsecamente el humanismo solidario. Hay esperanza. No podemos soslayar la ausencia de derechos humanos en los campos agrícolas donde laboran mujeres jornaleras, tampoco debemos olvidar las mujeres maquilladas por el sol y la sal en los campos pesqueros, con graves problemas de salud reproductiva. Igual las trabajadoras domésticas, y de otros sectores, como igual las mujeres campesinas y las desempleadas. Nuestra es también la lucha por las libertades políticas y la paridad. Una vez más, teniendo por contexto las grandes movilizaciones de mujeres, convocamos al gobernador de Sinaloa a que rectifique constituyendo su gabinete con el cincuenta por ciento de mujeres. Conmemorar el Día Internacional de la Mujer supone ponderar la situación social de las mujeres, y justo es lo que hoy hace el movimiento feminista emergente. Nuestra conmemoración debe mantener vivas las utopías y reivindicaciones sociales de las mujeres que lucharon en los siglos XIX y XX, de allá, de lo más profundo de la historia viene el Día Internacional de la Mujer. Lo digo claro, y que lo aprendan los hombres que viven la frivolidad del machismo, no es un día de felicitaciones y rosas, es una conmemoración histórica, política, de lucha por los derechos humanos. Y es justamente lo que simboliza la Medalla Dra. Norma Corona Sapien: el reconocimiento a las mujeres crecidas en la defensa de los derechos humanos. Es el caso de la Lic. Mercedes Murillo Monge. La realidad social en México nos convoca a ser partícipes activas de la transformación de la república y sus instituciones; combatir la corrupción, cuya matriz está en la historia del Estado mexicano, es línea esencial de los cambios que demanda la patria; parte de esa lucha contra la corrupción y complicidades es combatir la trata de blancas y el combate a la impunidad. El país nos convoca a todas, y a todos los hombres de buena voluntad, a luchar para que haya una vida de paz para todas las mujeres de México y del mundo. La república está avanzando por las rutas de la transformación; en el ejercicio de Estado del Presidente de México hay voluntad política para dar este combate contra la corrupción y la impunidad. Hagámonos una pregunta: ¿Hay compatibilidad entre derechos humanos y mercado mundial, eso que llaman economía global, existe compatibilidad? Este es el problema de fondo, reflexionarlo históricamente nos dará los caminos a un país libre de violencia. Con José Saramago les comparto: La regeneración de la democracia y el respeto a los derechos humanos constituyen los dos objetivos estratégicos del siglo XXI. Con el reconocimiento a la Lic. Mercedes Murillo Monge, reiteramos nuestro compromiso con la memoria de la Dra. Norma Corona Sapien, Amparo Ochoa, y todas las mujeres de este país que han luchado por los derechos humanos y la paz. No más violencia contra la mujer. Luchar es necesario. Si el hombre está formado por las circunstancias, hay que formar las circunstancias humanamente. Esto último es el sello distintivo de los derechos humanos. Bienaventuradas todas las mujeres porque de vosotras será el reino de la otra humanidad, el reino de los derechos humanos. Es cuanto, Diputada Presidenta. Culiacán, Sinaloa, a 10 de marzo de 2020. DIP. GRACIELA DOMÍNGUEZ NAVA PRESIDENTA DE LA JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA DEL H. CONGRESO DEL ESTADO DE SINALOA




71 vistas0 comentarios